Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 13 el Lun Jun 24, 2013 1:58 am.





Últimos temas
» Quiero crear horcruxes ??
Dom Feb 27, 2011 5:36 pm por mourizeus2pi

» ~Registro de Mortífagos y Aurores
Dom Feb 27, 2011 4:37 pm por mourizeus2pi

» Ficha de James
Lun Ene 24, 2011 5:56 pm por James Ferland

» La guitarra que arde
Mar Ene 11, 2011 9:31 pm por Katie Lowen

» Magic Wold (Nuevo)[ ESTAN EN ELITE]
Dom Ene 09, 2011 7:13 pm por Alan Silverstein

» Mandrágoras y Muérdago (abierto ahora mismo) (Élite)
Vie Ene 07, 2011 9:11 pm por Alan Silverstein

» Toujours Pur, Merodeadores después de Hogwarts {FORO NUEVO, Afiliación}
Vie Ene 07, 2011 9:02 pm por Alan Silverstein

» Marauder's Oath [Normal]
Vie Ene 07, 2011 9:00 pm por Alan Silverstein

» Corruption in Milan [normal]
Vie Ene 07, 2011 8:59 pm por Alan Silverstein














Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Ir abajo

Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Saskia Garred el Jue Dic 30, 2010 11:45 am

[ Privado ]



El viaje había sido agotador y es que Saskia tenía que viajar desde las antípodas a Europa. No lo demostró en ningún momento pero estaba contenta de estar en Londres de nuevo. Ella amaba los climas húmedos y fríos y en Australia ahora mismo era verano y se morían de calor. Se le hacía raro pasar de las camisetas de tirantes a las túnicas, gorros y bufandas, como así también se le hacía raro y triste volver desde su país dejando atrás las pocas cosas que apreciaba y que no podía traer consigo, su familia no estaba entre esas cosas. En la estación de King’s Cross la recibió un socio de su padre que la estaba esperando junto en la entrada del andén 9 ¾ con su ticket para coger el Expreso de Hogwarts hasta Hogsmeade. ’Aquí tiene, señorita Garred. Espero que le diga a su padre que he sido puntual’ le dijo el hombre, de baja estatura, gordito de cara rosada y un diente de oro. ’Gracias, Parfitt, pero no por ello se va a olvidar que le debes dinero. Yo que tu se lo enviaría pronto si no quieres que él personalmente venga a arrancarte el diente’ le dijo Saskia señalando con la cabeza el diente de oro después de coger el billete. Ella nunca se había metido en los negocios de su padre ni con los socios tampoco pero lejos de su casa se sentía más fuerte que nunca.

El viaje en el tres fue cómodo. Compró algunos dulces y se encerró en el camarote para poder dormir un poco. Como estaba sola se permitió el lujo de estirar las piernas en los asientos de enfrente mientras adormilada miraba el paisaje esperando que pronto le llegara el sueño. El tres pasó por grandes prados nevados, montañas, puentes… hasta delante de Hogwarts, lugar que le enseñaría que no todos son tan malos, pero ella si, ahora por su propio bien debía de serlo. Soltó un suspiro y cerró los ojos. Durmió pero lo hizo mal, cada dos pro tres abría los ojos a cada ruido de algún compartimiento, con algunos frenazos del tren… Cuando más a gusto estaba ya tenía que bajarse. Llegó a Hogsmeade el único pueblo enteramente de magos de toda Gran Bretaña, Saskia se preguntó hasta que punto eso sería cierto tal y como estaban hoy las cosas. Debía ir a las Tres Escobas donde se alojaría por el momento.

Entró al establecimiento con la cara más pálida aún por el frío y con algunos copos de nieve en el pelo. Se acercó al mostrador donde pronto un mago de mediana edad se acercó a atenderla ’Buenas tardes, quisiera alojarme durante algún tiempo’ Cabe decir que la miró con cierto recelo ya que parecía extrañado de que una chica tan joven anduviera sola. Deparó en las dos maleta y el bolso de mano que cargaba antes de ponerse e a buscar una habitación libre en el libro de registros. Le informó que tenía una habitación libre Y Saskia quiso ir a verla antes de aceptar nada. Subió con el hombre y las maletas y pudo ver la habitación. Todo era de madera, suelo, muebles. Era pequeña, solo era una sala con una cama a un lado, unas estanterías y una pequeña mesita de madera, gracias a Merlín tenía un pequeño baño adjunto.

Mostrándose conforme dejó sus maletas allí y volvió al mostrador de abajo con el hombre para registrarse. Le pidió identificarse y Saskia sacó un carné falso para dárselo al hombre ’Catherine Bennett’ repitió ella con una leve y falsa sonrisa inocente cuando el hombre miró el documento y luego a ella. La de la foto si era ella pero el nombre y los datos no, obvio. Se lo devolvió y por fin ella pudo subir a lavarse la cara y relajarse un poco antes de que él llegara. Según su padre, él le enseñaría todo lo que necesitaba saber y ella debía obedecer en todo y ser una buena discípula. Tenía gracia… ella que jamás había hecho caso a nadie ahora debería venerar a un tío que no conocía de nada, ella que por no venerar no era si creyente ahora debía encomendarse a aquel tipo.

Miró su reloj mientras estaba sentada en la cama agarrándose fuertemente las manos, estaba nerviosa pues aquello en lo que se iba a meter no era ningún juego era algo muy serio, tanto, que le podría costar la vida o la cárcel si fallaba. Cogió las llaves y salió de la habitación rumbo al vestíbulo de abajo, allí le esperaría. Se sentó en un sillón mientras cogía un ejemplar de El Profeta y se disponía a leerlo para hacer la espera más amena. Esperó que su padre le dijese como era ella y que la reconociera.
avatar
Saskia Garred
Mortífago

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Isaac S. Dolohov el Jue Dic 30, 2010 3:00 pm

Una sonrisa de satisfacción llena de morbo se dibujaba en el semblante de Isaac mientras él se levantaba del sillón que solía ocupar en el cuartel. Había recibido una llamada de un viejo colega, un hombre de Australia a quien solía comprarle ingredientes raros para Pociones y todo tipo de cosas que muy seguramente en otro lado, inclusive el callejon Knockturn, serían dificiles de encontrar. En aquel llamado, Leonart le había comunicado que enviaría a su hija para que él la instruya en las artes oscuras y la acepte dentro de los Mortifagos.
Algo bastante... interesante. Una nueva en las filas, y además joven... si resultaba ser bella fisicamente, entonces podría servír aún más en sus planes, después de todo, sabía que muchos caían ante una cara bonita vestida de forma sugerente.

Salió del sitio vestido con una larga túnica negra que poseía mangas verdes de tonalidad bastante oscura. Además llevaba un sombrero de copa y zapatos tan negros como la misma noche. Su varita, obviamente, estaba bastante segura dentro de aquella túnica, pues absolutamente ningún mago o bruja había sido capaz en su existencia de luchar con él y desarmarlo; esto se debía a que era lo suficientemente rápido como para atacar al enemigo antes de siquiera empezar un duelo.
Isaac era una persona mala, claramente... y usaba maldiciones, a diestra y siniestra, ni se preocupaba por aprender hechizos de alta jerarquía. Conoce los básicos y algunos medios, otros pocos avanzados, que dicho sea de paso, muchas veces le sirven. Pero él es una persona más... práctica. Actúa rápido, sin dar tiempo, y de una manera bastante sucia.

En un abrir y cerrar de ojos, ya estaba allí, en Hogsmade. Avanzaba a paso lento, pero decidido, captando la atención de varios ciudadanos, sin embargo, se quitó la galera para saludar a un mago que se encontraba en la puerta de un negocio y ayudó a una anciana a levantarse, pues se había caído. Continuó caminando, sabiendo que aquellas falsedades harían que el resto piense que en realidad era un buen hombre, y dejarían de verlo con cara rara.
Entró, por fin, a Las Tres Escobas, y no pudo ver a nadie más que al cantinero; dos hombres tomando en una esquina, una joven sentada sola en una mesa leyendo el profeta. Se acercó por un lado y pudo verla; era una linda muchacha, de cabellos platinados y juventud brillando a su alrededor. Le dedicó una mirada fría y calurosa al mismo tiempo. Isaac se sentó en la silla que se encontraba al lado de la chica sin siquiera preguntar. - Tú debes ser, sin duda alguna... la hija de Leonart. - hizo un gesto elegante y educado con la cabeza y le tendió la mano en forma de saludo, esperando ver la reacción de la jovencita.
avatar
Isaac S. Dolohov
Líder Mortífago

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Saskia Garred el Jue Dic 30, 2010 5:36 pm

No hizo caso alguno a quien se sentaba a u lado hasta que habló. Levantó la vista y el corazón empezó a latirle con fuerza, ese era sin duda el amigo de su padre, Isaac Dolohov. Iba vestido con una túnica verde oscuro que asombrosamente le quedaba bien para ser un tipo alto, al menos eso parecía. Normalmente las personas altas tienen problemas para encontrar ropa a medida. Miró su mano y la estrechó un poco vacilante cosa que odió de si misma pues su actitud debía ser decidida y directa. Saskia tenía las manos frías pero curiosamente no era por el clima, debía reconocer que estaba nerviosa, aquel tipo de cabello oscuro imponía un aire de respeto. ’Saskia Garred, señor Dolohov, a sus servicios’ Bien, peloteo que ocultaba sus nervios y trataba corregir la actitud de antes, iba mejorando. Sus ojos se distrajeron unos momentos a los señores que andaban bebiendo ya que ambos estallaron en carcajadas y seguramente no por ningún comentario ingenioso, los hombres solían reírse por cosas insulsas.

Miró de nuevo al señor Dolohov, ahora él era no solo su líder sino su mentor, alguien a quien seguir noche y día obedeciendo sus órdenes, órdenes… tiene gracias… Saskia jamás había seguido órdenes de nadie, esperó que no le resultase muy difícil. ’Como sabrá estoy aquí por expreso deseo de mi padre pero él no quiso darme muchas explicaciones, dijo que usted resolvería mis dudas’ la verdad tenía dudas y muchas pero creyó que lo más sensato no sería hablarlas allí, Saskia se había dado cuenta que el tabernero la miraba de vez en cuando al verla con un hombre mayor que ella. -Tal vez piense que soy una zorrita- pensó mirando fijamente al tabernero con cierto enfado. ’No me gusta que me miren’ dijo en voz alta sin percatarse de que el señor Dolohov estaba con ella.

Se ruborizó levemente y es que su carácter era así, despotricaba cuando le venía en gana sin importarle quien estaba con ella pero esta vez sabía que debía mostrar respeto. ’Usted dirá’ dijo cruzándose de piernas en el sillón y dejando reposar el periódico sobre ellas. Isaac Dolohov debería explicarle como iría todo, cuando se reuniría, como debía llamarle… Como líder que era de los mortífagos seguramente tendría unas pautas a seguir muy claras e inquebrantables que Saskia debería seguir a raja tabla.

avatar
Saskia Garred
Mortífago

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Isaac S. Dolohov el Jue Dic 30, 2010 8:06 pm

Hizo un gesto con la cabeza cuando ella se presentó. No iba a dar su nombre, porque ella evidentemente ya lo sabía; eso y todo lo necesario y básico que debería de saber sobre él antes de iniciar una conversación. Nunca había tenido un discipulo y estaba seguro que la experiencia sería bastante interesante y podría sacarle mucho provecho a alguien que, no solo sería un Mortifago, sino que también discipulo. Doble responsabilidad, doble riesgo; pero al mismo tiempo, doble motivo para que ella obedezca sus ordenes.
A juzgar por el padre que tenía, y si ella poseía en su sangre algo de su padre, definitivamente valdría la pena. Isaac siempre había respetado a Leonart, por conveniencia, claro; sin embargo, si a él le conviene algo de una persona, es porque tiene algo de valor consigo... y si tiene algo de valor y sabe como manejarlo tanto para sus beneficios como para los de Isaac, instantaneamente, se gana su respeto.

Al igual que ella, él ya se había percatado de como el cantinero la miraba de forma bastante insinuante. Sin embargo hizo caso omiso a él hasta que la jovencita habló. - Debo decir... que me agrada tu caracter - dijo con una voz cargada de frialdad, mientras observaba. - Antes que nada necesito saber... si realmente estás dispuesta a cruzar la delgada linea que te separa de la comodidad aburrida... al frenético privilegio de estar en mis filas. Es divertido... y si tienes mis ideales, gozaras de esto... yo puedo enseñarte muchas cosas... pero deberás estár lo suficientemente preparada como para soportar el aprendizaje y aún más, para llevar todo a la práctica- explicó mirandola directamente a los ojos, penetrandola con esa mirada congelada, pero con ese dejo de calidez... y gusto. Todo dependería de sus respuestas.

Sus filas se hacían cada vez más fuertes y eso solo implicaba que él debería volverse aún más poderoso y autoritario para que a nadie se le ocurra intentar derrocarlo. Estaba seguro que nadie intetaría hacerlo por como lo necesitaban a él para cumplir sus propios fines y metas personales, y que... llegado el caso, tenía a su gente de confianza que no permitiría nada. Al mismo tiempo, sabía que él tampoco dejaría que intenten imponersele, pero era seguro que cuanta más gente de confianza tenga a su lado, más fácil iban a ser sus planes. No confiaba aún en todas sus tropas, pero esta podría ser una oportunidad para tener a Saskia como una de esas personas en quien confiar dentro de las tropas. Después de todo la enviaba Leonart... y era dificil pensar que la haya enviado para quitarle el poder... puesto que eso sería perder quizá a uno de sus más potenciales clientes.
avatar
Isaac S. Dolohov
Líder Mortífago

Mensajes : 27
Fecha de inscripción : 21/12/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Saskia Garred el Vie Dic 31, 2010 12:08 pm

Si era verdad eso de que le gustaba su carácter solo podía significar dos cosas: o bien Saskia podría relajarse estando con él y dejando ver quien era de verdad, o era puro peloteo ¿quién sabe? Tal vez para conseguir descuentos con su padre o incluso para poder llevarla a la cama. Esa última idea ella quiso sacársela de la cabeza, no creyó del todo que su padre la fuera a enviar con un pervertido, aunque no estaba del todo segura pero por el momento Isaac parecía un hombre ‘decente’ si omitíamos el pequeño detalle de que era el líder de los mortífagos y por lo tanto un asesino. Ante aquellas palabras y aquella mirada penetrante Saskia solo puso sostener la mirada clavando sus ojos en los de él como si tratara de leer en ellos lo que de su boca salía. No es que le estuviera poniendo en duda, solo sabía que Isaac quería asegurarse de su confianza y constancia para con el gripo ’No he venido desde Australia para decir no, señor Dolohov’ dijo con voz segura sin apartar la vista de él. ’Estoy preparada para que me instruya y para servirle a usted y al resto del grupo para llevar a cabo los ideales que nos proponemos. Solo preocúpese de enseñarme, además yo puedo con lo que me echen’

En esas últimas palabras se dejaba ver toda la casta y orgullo que tenía la rubia muchacha. No era una nenaza de uñas rosas preocupada por pescar un buen marido para poder trabajar poco en la vida, era una joven mujer dispuesta a comerse el mundo a quien fuera para poder trabajar poco en la vida. ’Me gustaría saber más cosas, por ejemplo donde nos reuniremos, ¿cuando?, ¿Cómo contactamos? Y quienes son nuestros principales enemigos’ Faltaba una pregunta muy importante ’¿Cuándo empezamos?’ También quería saber quienes era el resto de sus compañeros pero eso supuso que lo sabría el día que se reunieran, no sería muy inteligente ponerse a dar nombres ahora y en ese lugar.

El tabernero pareció dudar unos instantes pero al final terminó por acercarse a ellos de forma vacilante, tal vez por cortesía o curiosidad pero se plantó frente a ellos ’Señorita Bennett, señor, ¿desean tomar algo?’ Saskia negó con la cabeza, ella cenaría pero más tarde, entonces el hombre se quedó mirando al señor Dolohov esperando algún mandado o bien para irse.
avatar
Saskia Garred
Mortífago

Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 28/12/2010
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Las Tres Escobas. Habitación Nº 19

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.